Monday, January 10, 2011

Monedas y monedas

¿Alguna vez hiciste una reclamación en un establecimiento o una queja porque no te satisfizo el servicio? ¿Tienes un dinero de los pobres?

Pues este entrada seria un poco de coñazo depende en que parte quieres fijarte de la reflexión. En realidad son dos relatos que quiero contar, dos incidentes diferentes que no tienen nada que ver con uno y otro. Pero juntos se refieren a un termino abstracto que mucha gente no quieren hacer pero quieren tenerlo.

Un día fuimos a un food chain para tomar un helado, aunque era invierno. Aquel día llevaba monedas de dos, cinco y diez céntimos que en total eran un euro  y viente. Lo ofreció en broma a mis compañeros como se fuera una invitación. Sé que fue sin vergüenza pero ¿qué hago yo? fue lo que tenía. Y al presentar las monedas alguien me dijo que "el dinero de los pobres" que tengo no cave para pagar ni un helado. Se me clavó el adjetivo que el usó para llamar a las monedas que tenía - "dinero de los pobres." ¿Qué significa eso? ¿Porque se llama así?

¿Sería porqué es el dinero que solo merecen los pobres o porqué es el único dinero que los pobres tienen? Que pena me he sentido al reflexionar a este pregunta. Una pregunta que creo que no hace falta preguntártelo por que es lo que es palpable, lo que es real y presente en la sociedad, en el mismo Pueblo de Dios.

Es cierto que hay pobreza en el mundo y mucha gente no tienen dinero tampoco - dinero suficiente para comer por lo menos una vez en un día. Por eso la segunda parte de la pregunta sería un poco fácil de comprender o responder porque es la que sé ve en la sociedad. Pero la primera parte de la pregunta me da rabia, quizás porque en primer lugar, sé como vivir sin nada, lo experimenté y mi familia continua experimentando una vida que tiene solo esa tipo de monedas hasta hoy. En segundo lugar, quizás porque no lo veo justo que solamente damos a los pobres solo los que nos sobran en nuestro carteras - monedas que pesa mucho y no nos gusta mantenerlo dentro de la cartera. En tercer lugar, quizás porque no me gusta la idea de que deberíamos ayudar a los pobres "porque tenemos" y "ellos no tienen nada". Y en el cuarto lugar, quizás porque no estoy de acuerdo de que "el papel" solo merece llegar a los manos de los que ya tienen y lo "de metal" a los que no tienen para que sea más pesada el mundo que ellos llevaban encima de sus hombros.

Segundo relato. Un día antes de Navidad, viente cuatro de diciembre, Martín y yo fuimos a los correos para comprar un Ukash para que pudiera llamar a mi madre a traves del skype. Pero la oficina de correos estaba cerrado. Entonces fuimos cerca de un centro comercial en búsqueda de una telecabina de telefónica para que pudiéramos comprar la tarjeta. Necesitaba monedas para que pudiera hacer la compra. Tenía quince euros de papel. Entramos al centro comercial y preguntamos a los cajeros si nos pudieran cambiarlos en monedas. Resulta que todo fue negado y nos enseñaron que los cambiáramos a la información. Pero en la información nos negó y dijo que en aquel centro comercial, ningún cajero nos lo van a cambiar porque no era servicio del establecimiento. Se enfadó Martín y pidió una hoja de reclamación pero la muchacha le dio otro tipo de papel para rellenar. Para cortar el rollo, Martín se puso mas enfadado, salimos de l establecimiento, fuimos a casa, cambiamos el dinero en monedas, volvimos, compramos la tarjeta que necesitaba, y volvimos al centro comercial y al final Martín puso una reclamación verdadero y jurídico al establecimiento.

¿De que va esto? Quizás para algunos lo que él hizo fue una tontería y una vergüenza. Pero yo veo en el fondo una razón que tiene valor: la protección de los pequeños y un recuerdo a los grandes que hace la vida difícil para los pequeños. El incidente podría ser hecho también a los demás y el centro comercial continuaría con su desprecio a los inmigrantes, engaño, mentira,  y olvido de la justicia. Ahora se me ocurre cuestionar la idea socialista - ¿donde está la igualdad? También a cuestionar la idea democrático - ¿donde está la justicia?

"Moneda de los pobres" y "pobres que no tienen moneda" - unos pequeños espejos de la realidad de la vida, de la justicia, de la sociedad en que nosotros desarrolla. Tenga o no tenga, esa moneda de los pobres, no te olvides de ser justo y de promover la justicia. Somos todos iguales, criatura y hijos del Padre de la Vida.

2 comments:

  1. Para amar a los pobres no basta con hablar de ellos ni siquera vistrlos. hay que ser (o haber sido de ellos como tu) económicamente o tener una pobreza interior (tambien como tú) auténtica que unan la pobreza y justicia. Luis, no dejes de ser pobre pero vive en Esperanza aunque el corazón sufra y no veas la luz

    ReplyDelete
  2. ¿Si preguntas la hora te la dicen, o tampoco es un servicio del establecimiento?

    Muy bien dicho todo Louie, un abrazo!

    ReplyDelete