Sunday, January 2, 2011

Ya no vale para nada

"Ya no vale para nada" me dijo un mayor el otro día cuando estuve con ellos para darles de merienda y ayudar en levantar a los que ya no pueden hacerlo de si misma. Ellos estuvieron mucho tiempo sirviendo al Pueblo de Dios y ahorra ya no vale para nada dice.  Ya no tienen fuerza ni para levantarse, para vestirse, o irse al baño. Antes son los servidores, muy activo y ahora ya son los que necesitan el servicio de otra. Ya es el mejor momento para que las palabras de un profesor de Cristología sea cumplido - "dejate que Dios te sirva" porque ya no pueden salir el "yo" que antes dominaba la escena.


¿ De verdad ya no valgan para nada, o ya son inútiles? No creo. Quizás físicamente ya no pueden moverse pero yo veo de otra manera. Ellos ya son las ventanas donde los misioneros en formación pueden ver lo que había, lo que hay, y lo que habrá. Son inspiraciones para seguir adelante la vida, la misión que ellos empezaron a vivir. Son personas concretos con quien uno puede experimentar como se ama a una persona de verdad. Ellos son fuentes de ternura y del mandamiento de que hay que amar al prójimo.


El día de Navidad termino con un acto que creo que fue maravilloso para las Claretianas de Granada. Fuimos a cantar villancicos. La misma situación. Y una de ellas ya ha muerto hoy. Quiero recordar aquel día, el día del Niño y el día de las que ya han vuelto niñas, porque aquel día vi y sentí los sentimientos de los que ya están pasando la vida.

Yo crecí con mis abuelos y sé como me querían mucho. Que lastima porque tuve solo poco tiempo para devolverles el amor que me dieron porque fui un adolescente rebelde como los demás (aunque no tanto, pero sí). Cuando ya estaban al punto de morir, me venían todas las memorias que hicimos desde pequeñez y una pena de que no las pudiéramos compartir hasta mi vejez. Me arrepentí que no les dí mucho tiempo en sus últimos años o meses porque yo ya estaba preocupado con mi carrera, con mis amigos, y con mi vida propia. 

Si tienes un abuelito o abuelita y que te fastidia, porqué no darle un besito está noche antes de que duerma. Y dile que le quiere y gracias por su vida. Hazlo ya porque en la piedra fría, tu voz y tus palabras nunca se oirá.

No comments:

Post a Comment