Wednesday, August 31, 2011

¿Estas casado?

La pregunta mas frecuente que encontré en el avión, en el aeropuerto, en el taxi, y en mi pueblo desde 25 de agosto era "¿Ya estas casado?" "Deberías casarte ya!" La mujer que me pidió cargar su bagaje desde el avión hasta el taxi me preguntó si puedo casarme con una de sus conocidos. Chacho! Si queria casarme, me casaría con mi novia anterior antes de entrar en el seminario! Me parece que, en total eran ocho o nueve que me preguntaron por casi ocho o nueve si estoy caso o no. ¿Realmente me parece un hombre de familia ya? Madre mía. Crear niños sí pero criarlos me parece que todavía no.

Al llegar a la casa, me hizo preguntar, porque estos tíos están tan preocupados de porqué no estoy todavía casado. Sé perfectamente lo bueno  del sexo pero no creo que es lo que ellos refieren cuando ellos me preguntaron si estoy casado o no. Creo que ellos están mas preocupados por la relación que tengo: si estoy relacionado o no. Y el sexo ya luego. Conozco los filipinos. Nos encanta todo.

Casi todos de ellos son padres y madres y estaban muy orgullosos de sus familias y de sus hijos. Orgullosos de llevar algo a sus dependientes y a sus parejas después de muchos años de trabajo fuera de su país, lejos de sus familias y cercanos. Sé perfectamente el sentimiento de estar lejos de los queridos.

Todos nosotros necesitamos relaciones. No podemos vivir sin nadie. No podemos vivir solo. Necesitamos relacionar con Dios, con la gente, con el mundo. La relación es lo que te hace feliz. Es lo que te hacia falta si no encuentras la razón de tu vida. Es lo que tienes que hacer cuando uno le falta la sonrisa y razón de existencia. Es lo que tienes que reparar si quieres recuperar tus amigos y conocidos. Es lo que tienes que guardar para tener una familia que dura.

A los que están preocupados por mi, por no ser casado: No os preocupéis, ya me caso dentro de un mes. Sois invitados todos!

Sunday, August 28, 2011

La Mirada

Nada mas llegar en el aeropuerto de NAIA, encontre tres niñas pidiendo dinero a los pasajeros. Una de ellas no me dejaba hasta que le di las monedas de euros que tenía en la bolsa de mi pantalon. "Kahit isang euro lang sir. Para nyo nang awa." (Por favor, aunque sea un euro. Ten compasión de mi) Se me clavó sus ojos y se lo dí todo lo que tenía en el pantalon. Le dije que ella no pueda usarlo pero me dijo que "Puede sir, maipapalit naman kahit paano. Maraming salamat po. Malaking tulong na po ito." (Si que puedo, solo tengo que convertirlo en peso. Muchas gracias. Es un gran ayuda ya para nosotros).

Cuando ya estabamos atravesando las calles de metro manila, había chicos que intentaban subir a los coches y taxis para pedir dinero a los pasajeros o conductores. El conductor del taxi me obligó a cerrar bien la puerta del taxi porque a veces estos chicos intentan roban a los pasajeros. Iba a preguntarle porqué, pero ya me cayé porque sé la razón: la pobreza. Y por ambos lados de las calles, chabolas por aquí, chabolas por alla. Había una gran contraste cuando pasamos a los rascacielos de la ciudad.

Miré a los rascacielos y me acordé de una mirada que tuve cuando me fui a roma en julio. En el viaje Granada-Roma, veía la tierra y los paisajes desde arriba hacia abajo. La tierra es tan bonita, tan preciosa, tan sencillo, pacifico y tranquilo. Yo estaba imaginando, "Pues quizas esta es la mirada de Él" ¡Que guay! ¡Que chulo! Pero Le pregunté "Con lo bonita que se ve aqui desde arriba, ¿podrias ver lo que hay abajo y dentro? Había silencio. Claro. Él nunca responde con una voz. Luego me imaginé que aunque nosotros somos muy malo y lo que hay abajo es tan confundido, Él solo lo veía lo bonito de nosotros y no llega la maldad que hacemos. Porque en conjunto, desde la mirada desde arriba, somos siempre precioso en sus ojos.

Al aterrizar a mi tierra nativa, las situaciones me hizo mirar desde la tierra hacia al cielo y pedir una suplica: "Dios mío ten compasion de nosotros." Mirando arriba solo vemos un espacio y a veces solo nubes que esconde el brilla del sol o las brillas de las estrellas. No veíamos esas ojos que están mirando a nosotros. Muchas veces echamos la culpa a esa Tío que nos mira desde el cielo. Pues, se me ha olvidado que no es así. Él no nos mira solo desde el cielo. Él nos mira desde y a través de los ojos de nuestros hermanos y de nuestros ojos.

La mirada que hice hacia al cielo la cambio a la mirrada hacia a mi projimo. Esa es la razón porque no dudé en aceptar el cambio drastico de mi destino. Desde Granada, España a Tumahubong, Basilan de las islas Filipinas. Podría ser un caminio hacia martirio pero merece la pena vivirlo por el bien del projimo y del mundo tan precioso.




Sunday, August 7, 2011

Subir y bajar

Tuve la oportunidad de subir de nuevo a la Sierra Nevada este año. Estábamos deseando a subir al Mulhacen pero al final fuimos al Veleta porque mis hermanos tenían que estar en casa por la tarde para atender a los mayores. Era día de la transfiguración. Era mi último día en Granada. Era el ultimo día en la montaña. Es la hora para bajar a la ciudad, a enfrentar la realidad. He querido subir para bajar. En la cima, he rezado para todos y para este planeta preciosa. He rezado por ti.

Mi estancia en España ha sido una experiencia de subida, un tiempo para aprender muchas cosas, vivir en las nubes, pensar en lo ideal de la teología, mirar hacia arriba, llenar la cabeza de palabras y ideas. La subida no era tan fácil porque había momentos en que sentía que me ahoga y se me acaba el aire. No soy bueno en exámenes. Me costaba expresar en las clases y en la comunidad por razones de idioma. Los pinchazos de las rocas y las yerbas salvajes me hizo una vez o dos a olvidar ya de subir mas allá o a veces quejarme de lo que está pasando en mi vida. Hubo muchas situaciones a lo largo de estos tres años en Granada que me hicieron quejarme en la vida y de este camino: la situación de mi madre (de su salud, de la pobreza que tenemos, del problema por que ella está sola), las crisis espirituales, el suspenso en algunas asignaturas, etc etc.

Curiosamente, durante la subida y bajada el hermano de Ana sacaba fotografía de las cosas que no pertenecían a la montaña: latas, papel, plásticos, señales rotos, edificios abandonados, etc. Y eso me hizo reflexionar. Yo quería preguntarle, "y porque no nos saca una foto, nosotros no nos pertenecemos tampoco a la montaña." Pero al final no le pregunté. Así que si lo lees esto por casualidad, quizás me contestarías.

Nosotros no nos pertenecemos a la montaña pero la montaña es parte de nuestra vida. Deberíamos saber cuando y como subir y deberíamos saber y tener en cuenta de que hay que bajar para vivir mejor la vida. En la cima el cuerpo se hincha, las bolsas de patata frita y otras comidas también se hincha. Si subimos mas, no nos aguantaremos la presión y seguramente en algún punto, como los globos que se escapa de las manos de los niños cuando llega mas allá de las nubes, nos explotaremos y "goodbye" a la vida preciosa.

Hay que bajar, aunque a veces nos cuesta porque significa que hay que dejar algo preciosa: gente, amigos, experiencias, vista, seguridad, tranquilidad, etc. Pero al bajar, deberíamos llevar la basura que hemos traído a lo largo de la caminata para reciclarla abajo. Deberíamos llevar la experiencia y las cosas que hemos llevado o encontrado arriba para usarlas en la vida diaria. Y así seremos pequeños montes en el plano y aunque estemos en la ciudad.

A veces somos las montañas que sirven como gloria o muchas veces barreras a los demás. También hay muchas personas que son montañas de nuestra vida, difícil cruzar o moverse. Ya sabes que hay que hacer si quieres mover a esa persona: reza por él in ves de usar un bulldozer. Déjate de ensuciar la montaña con tus basuras (palabras fuertes, envidias, etc.). Y así el hermano de Ana, ya tendría mas fotos de la vida en la montaña que las basuras que tiras en ella. Y tu serás feliz en tu vida.




Thursday, August 4, 2011

Me pone una ración de Wi-Fi, por favor

Hace mucho tiempo que ya no publicaba entradas en este blog. Desde que terminé la tercera carera en junio ya no he vuelto escribir salvo la que puse cuando estaba  en Madrid el mes pasado.

Encontré este titulo en un periódico hace tres o cuatro días. Ya no me acuerdo cual era el nombre del periodico o el titulito completo. Pero era sobre la realidad que en los bares, en vez de poner lo que son los platos del día o el menú del día, pone en las carteles "Tenemos Wi-Fi" y pone también la clave. De lo que hablaba el articulo, por una parte, según dice, que cualquier mayor que no tenga ni ---- idea de lo que es un Wi-Fi, pues podría pensárselo como una especie de pescado o carne. Y casi todo los bares ya son así. La informática ya ha invadido todo hasta a los tapas.

Pues la informática ha invadido también a mi vida estos últimos días. Página web por qui, página web por allá, diseño gráfico por aquí, diseño gráfico por allá. Es la razón porque fui a Roma - cosa de INFORMÁTICA! y no para visitar a Pedro o a Pablo ni a los Romanos. Y ahora hay muchos viajes que están en la cola. De una manera o otra, me hace visitar muchas lugares, conocer otros realidades, encontrar nuevas personas y amigos, y justificar porque tuviera que estudiar ingeniero de informática antes de abrazar la vida religiosa. pero por otra parte, me temo que en vez de abrazar la vida religiosa, estoy abrazando la otra. ¿Que me está pasando? A lo mejor me falta la reflexión. O a lo mejor estoy como yo suele decir en ingles cada vez estoy perdido o no me entera el acontecimiento que está pasando: "I think I'm missing the point here."

Pues nada, intentaré publicar las 7 entradas pendientes que todavía no están terminados por falta de tiempo. Intentaré publicar los articulitos del mes de junio que me quedan por publicar. También dedicaré las entradas de este mes a las tonterías y cosas memorables que me han pasado mientras estaba en España. Porque dentro de pocos días ya puedo decir "Adiós tierra hermosa. Nos veremos cuando sea."