Saturday, October 15, 2011

Barangay Sang Virgen

Photo0572

Estaba visitando casas, zona por zona aqui en la misión estos últimos. Me invitaron a participar en las reuniones de las zonas. Una zona es una agrupación de unas familias de un bloque de casas.

En estos siete días preciosos, he oido tantas historias de la gente, tantas risas y tonterias, tantas problemas, tantas voces y deseos de compartir las experiencias. Tantas lagrimas ya han caido de los ojos de los que estaban en las reuniones y tantas oraciones para la paz del barrio, la salud de las familias, la solución de los problemas en la vida cotidiana.

He compartido poco en comparación con lo que ellos me han contado. He escuchado más. Creo que, en realidad, esto era lo que ellos quieren. Me contaban experiencias que solo hoy han podido salir de sus corazones. Solo hoy han salido sus quejas en la vida diaria, quejas a sus maridos o mujeres, quejas a los hijos prodigos, y quejas sobre la situación de sus estados. Han salido también las alabanzas a Dios por los momentos de alegría y gracia. A pesar de lo que hay en la vida, hubieron tiempo para darle gracias a Dios, a darse cuenta que Dios continuamente les ama en una manera especial. 

Me moría de risa cuando empezaban a contar tonterías y experiencias sobre la vida matrimonial que a veces lo hacían con una carcajada tremenda. Me daba sonrisas cuando ellos empezaban a inventar relatos de la biblía y contaban herejías y costumbres rurales. Siempre me recordaba a los profesores de la facultad de teología. Y decia a mi mismo, esto es lo que ellos tienen que saber.

Los lideres, incluso a veces los que han participado en la reunion, me acompanían hacia el convento porque ya sabes que la situación no es tan como en tu lugar. La seguridad no es tan seguro. Pero por lo menos he podido salir sin los guardias a mi espalda.

Está tarde se acaba las visitas. De los momentos que la camara de mi movil ha capturado y lo que me ha llamado la atención es esa la que he puesto como foto de este entrada. Aquí no tenemos luz toda las horas. A veces solo por la mañana, a veces solo durante a media noche. Pero veía que en aquel noche oscurro, hay luz que alumbraba el futuro del Evangelio en este barrio precioso.



No comments:

Post a Comment