Friday, June 17, 2011

Los Sacramentos

TEMA 17: Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo (Mt 28,20). Los sacramentos como auto-realizaciones de la Iglesia que actualizan el acontecimiento salvífico de Cristo en medio de la historia.

“Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,20), no es más que una constatación de la presencia de Cristo en medio de nosotros. Dicha presencia se realiza de igual manera por la predicación, por el culto, la Escritura, por los sacramentos, fundamentalmente en la eucaristía.

La primera pregunta que uno se plantea: ¿qué es un sacramento o qué son los sacramentos? Ya la tesis nos indica, nos trae una definición de sacramento (que no es la única), “los sacramentos son autorrealizaciones de la Iglesia que actualizan el acontecimiento salvífico de Cristo en medio de la historia”. Dicha definición es el resultado de una evolución.

La definición clásica de SAN AGUSTÍN proclama que el sacramento es UN SIGNO VISIBLE DE UNA GRACIA INVISIBLE. Lo visible sería el sacramento que hace posible el encuentro entre Dios y el ser humano. Antes de San Agustín y con Agustín hubo DOS POLÉMICAS dos polémicas que posibilitaron una mayor profundización en los santos:  1) entre el papa Esteban y Cipriano: acerca del rebautismo de los herejes. 2) entre san Agustín y los donatistas: sostenían que hace falta bautizar y que el ministro que administra el sacramento sea digno. Frente a ello Agustín subraya la EFICACIA DEL SACRAMENTO.

A partir de estas polémicas se va clarificando el tema de la eficacia, es decir, que ES CRISTO QUIEN BAUTIZA, CRISTO ES EL MINISTRO ÚLTIMO, por tanto no hace falta que los ministros sean dignos porque los sacramentos son eficaces.

Este tema de la eficacia se va a profundizar en el concilio de TRENTO por la crítica que hicieron los REFORMADORES acerca del EX OPERA OPERATO (en virtud del acto realizado por Cristo). Es verdad que el ex opera operato SE ENTENDÍAN DE FORMA AUTOMÁTICA  por eso los reformadores se oponen a dicha interpretación afirmando que lo fundamental es la fe. Advertir que estamos hablando no de ministros sino del que recibe el sacramento. Frente a este problema Trento vuelve a decir el ex opera operato, el peligro de la concepción del ex opera operato después de Trento es que se vuelva a tomar los sacramentos en sentido automático, es decir, como algo que da igual que tenga fe o no lo tenga. De hecho en el s. XX se profundiza la idea de sacramento fundamentalmente en dos líneas:

1º una dimensión personal que subraya el tema del encuentro entre Dios y el hombre no al margen de la fe, sino sacramento como un encuentro entre Dios y el hombre a través de un signo que tiene en cuenta la fe. Encuentro que se produce gratuitamente y que Dios ofrece su gracia. Se ha vuelto a revalorizar el que no se produce independientemente de la fe del receptor.

2º la dimensión eclesial de los sacramentos. Tenemos aquí lo señalado por la tesis, los sacramentos son autorrealizaciones de la Iglesia. Ahora bien para decir que los sacramentos son autorrealizaciones de la Iglesia, hay que partir diciendo que la Iglesia es sacramento como lo afirma LG 1 y 8. Pero además la LG 8 remite a la idea última y es que CRISTO ES SACRAMENTO. En este sentido podemos decir que la humanidad de Cristo es sacramento de la divinidad y de forma análoga después la Iglesia, así sigue estando presente en este mundo el plan salvífico de Dios. En este sentido hace presente a Dios mismo cuando nos referimos a Cristo sacramento, quiere decir que Cristo es Dios de una manera humana, y hombre de una manera divina. En cuanto hombre vive su vida divina en y según la humanidad. Todo cuanto realiza en calidad de hombre es acto de Hijo de Dios, acto de Dios en su manifestación humana: traducción y trasposición de actividad divina en actividad humana. “El que me ve a mí, esta viendo al Padre” (Jn 14,9). Por consiguiente, JESÚS puede ser considerado verdaderamente como EL SACRAMENTO POR EXCELENCIA, en cuanto que él es la realidad única que puede expresar cabalmente lo que Dios es, ya que Cristo es EL PRIMER SACRAMENTO, el SACRAMENTO RADICAL  porque Jesús el Mesías es el Hijo de Dios.

Por otra parte, el hombre Jesús es el SACRAMENTO ORIGINAL porque fue destinado por Dios a ser, en su humanidad, el acceso único de los hombres a la realidad sorprendente de la salvación. “Porque no hay más que un Dios, y no hay más que un mediador entre Dios y los hombres, un hombre, el Mesías Jesús” (1 Tim 2,5). Así los sacramentos son acceso y vehículo de los hombres hacia la salvación, por consiguiente Cristo, el Hijo de Dios, es el sacramento original y la raíz misma de todo sacramento.

Y cuando nos referimos a la IGLESIA COMO SACRAMENTO, quiere decir que la Iglesia prolonga, en el tiempo y en el espacio, la presencia salvadora y liberadora de Jesús el Mesías entre los hombres, porque la Iglesia es el cuerpo de Cristo, y esto quiere decir que la persona se hace visible y presente a través del cuerpo y por medio del cuerpo. Así se hizo presente en el mundo y en la historia el Hijo de Dios. Y así se sigue asiendo visible y presente también en nuestros días, por medio del cuerpo, cuerpo histórico y perceptible que es la Iglesia. Por eso de la misma manera, con toda razón se puede decir que Cristo es el sacramento original, igualmente podemos afirmar que la Iglesia es sacramento.

Pero la Iglesia como sacramento universal de salvación (REMITE AL PROTO-SACRAMENTO, CRISTO), no es accesible a nosotros, es decir no le experimentamos a la Iglesia en su conjunto. Entonces la forma como el sujeto experimenta, accede, se apropia de esa sacramentalidad de la Iglesia, de ese ser Iglesia como sacramento es a partir de LOS SIETE SACRAMENTOS donde se hace presente la Iglesia como santa universal de la salvación para el sujeto.

Cuando sostenemos que los sacramentos son autorrealizaciones de la Iglesia es porque la Iglesia esta allí presente en su totalidad de alguna manera. En este sentido los sacramentos lo que hacen es actualizar lo que es la Iglesia. Como son autorrealizaciones de la Iglesia en el nivel sacramental lo que hacen es actualizar el acontecimiento salvífico de Cristo. Y eso significa que la Iglesia sacramento de la salvación de Dios acaecida en Cristo, la Iglesia es SIGNO VISIBLE DEL ACONTECIMIENTO SALVADOR DE CRISTO. Por tanto, los sacramentos autorrealizan la Iglesia lo hacen en la medida que son vehículos, actualizaciones del acontecimiento de Cristo.

Como vemos los sacramentos tienen una DIMENSIÓN ECLESIAL, es decir el sacramento no es solo un encuentro entre el ser humano y Dios independientemente de la comunidad cristiana sino que tiene una dimensión eclesial fundamental. Y es que los sacramentos no solo tienen que ver con el cuerpo de Cristo glorioso resucitado sino también con el cuerpo visible en esta tierra que es la Iglesia.
Los sacramentos son obra de la Iglesia en la medida que sin la Iglesia no existirían los sacramentos porque estos son actualizaciones de la Iglesia, ya que sin la Iglesia, que es previa, no habría sacramentos y sin el Sacramento originario no podríamos actualizarlo. El sacramento no solamente es cauce de la gracia divina independientemente de lo que ocurre en la comunidad cristiana. Todo sacramento se debe interpretar y comprender a partir de la santidad de la Iglesia, eso nos lleva a la conclusión de que todo sacramento tiene necesariamente una dimensión y expresión comunitaria, porque la Iglesia es esencialmente comunidad. Además si lo comunitario es constitutivo del sacramento, la celebración sacramental debe ser en cualquier caso, una experiencia comunitaria. He allí una razón más de porqué el sacramento es necesariamente celebración vivida y compartida por un grupo de personas que participan de la misma experiencia comunitaria. La consecuencia es lógica el sacramento no puede reducirse a la simple formalidad de un servicio religioso puesto a disposición del público porque se trata de una comunidad de fe (culto-vida).

Así se hará más real y más convincente la presencia de Cristo en medio de nosotros hasta el fin del mundo realizando y actualizando su salvación en medio de la historia por medio de la Iglesia y de los sacramentos.


No comments:

Post a Comment